miércoles, 5 de diciembre de 2012

La CHE detecta sustancias peligrosas en cuatro puntos de Aragón

Shhhhhhh no hagáis ruido que está a punto de llegar!! Id pasando y el último que apague la luz....

¡¡¡HOY ES EL CUMPLEAÑOS de nuestro pequeño Carnaval de Química!!!!

YA YA, Ya está aquí!!!

SORPRESAAAAAAAA






Este post participa en la XX Edición del Carnaval de Química, alojado en el blog La Ciencia de Amara















La salud actual de la cuenca del Ebro en Aragón mejora los resultados de años anteriores, si bien todavía queda camino por recorrer hasta alcanzar un estado óptimo. Esta es la conclusión que puede extraerse del último informe anual de la red de control de sustancias peligrosas en la cuenca, publicado recientemente por la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) y que localiza los cuatro puntos 'negros' actuales de la cuenca en territorio aragonés.
 

En el informe sobre el estado de los ríos, el parámetro que más preocupa a los técnicos de la CHE es el nivel de mercurio detectado en la biota (peces analizados) en el río Gállego a su paso por Jabarrella (localidad perteneciente al término municipal de Sabiñánigo), donde se ubica uno de los veinte puntos de muestreo. El de Jabarrella, que se enmarca en un tramo de aguas bajo un foco de emisión autorizado, ha detectado niveles de entre 140 y 461 microgramos de mercurio por kilo, cuando lo estipulado como máximo por la legislación son los 20 microgramos.

Otro dos puntos donde se han detectado niveles relativamente elevados de mercurio en la biota son el río Cinca a su paso por Monzón (donde ha alcanzado valores de entre 173 y 209 microgramos) y en Villanueva de Gállego. En esta última localidad se alcanzan niveles de entre 164 y 319 microgramos.

El cuarto punto de muestreo en aguas aragonesas en el que se han localizado sustancias peligrosas se enmarca en la Fuente de la Junquera, donde se analiza el río Huerva. En este rincón se han detectado niveles elevados de tres agentes contaminantes en el agua: nonilfenol, níquel y selenio.

A lo largo de 2011 se tomaron un total de 7.362 muestras de agua en toda la cuenca, en busca de 43 sustancias diferentes. Apenas se hallaron 16 de ellas en el 17,2% del total de puntos examinados. En lo que respecta a los análisis de biota, de las tres sustancias que tienen norma de calidad ambiental (mercurio, hexaclorobenceno y hexaclorobutadieno) se han registrado incumplimientos en siete puntos.

Las analíticas de sedimentos han arrojado concentraciones elevadas de sustancias nocivas en cinco zonas de muestreo, ninguna de ellas en la Comunidad aragonesa.

Siete puntos de muestreo en Aragón

La Confederación tiene 20 puntos de control de calidad a lo largo de la cuenca para localizar sustancias peligrosas, la mayoría cercanas a focos de emisión con autorizaciones de vertido. En Aragón hay un total de siete: Sabiñánigo, Jabarrella y Monzón en la provincia de Huesca y Pina de Ebro, Villanueva de Gállego, Zaragoza y Grisén en la provincia de Zaragoza.


 Pero, la contaminación por Mercurio, ¿es peligrosa?

La contaminación por mercurio es importante por sus efectos sobre la salud humana y por su repercusión sobre la contaminación del medio ambiente.

El mercurio es el único metal que se presenta líquido a la temperatura ambiente. Es sumamente volátil. Por otra parte, tiene una alta capacidad para formar compuestos orgánicos e inorgánicos.
Al ponerse en contacto con un ambiente acuático, el mercurio se transforma en metilmercurio, un potente neurotóxico que se acumula, por medio de la cadena trófica, en los peces y en los humanos y fauna silvestre que de ellos se alimentan.
Se cree que el metilmercurio es uno de los seis peores contaminantes del planeta.
El mercurio nunca desaparece del ambiente, asegurando que la contaminación de hoy será un problema en el futuro.

Los niveles de contaminación del pescado a nivel mundial y la presencia de metilmercurio superan ya niveles seguros. Así lo demuestran los informes presentados hoy por el Grupo de Trabajo Mercurio Cero (ZMWG), del que forma parte Ecologistas en Acción, y el Instituto de Investigación de la Biodiversidad (BRI).
El informe de BRI describe patrones mundiales de concentraciones de mercurio en pescado. Otro informe, escrito por Dr. Edward Groth III, aporta pruebas epidemiológicas de los efectos del mercurio sobre la salud humana y razones para rebajar los niveles tolerables. El tercer informe resume las conclusiones de ambos estudios y aporta recomendaciones.
 

Pero, ¿de dónde viene la contaminación por mercurio?
 
Las principales fuentes de contaminación por mercurio son las naturales debido a los desprendimientos o el desgaste de la corteza terrestre, y la causada por el hombre en los procesos industriales, que es la más importante y la que causa el 75 por ciento de las contaminaciones.
Cada año las plantas químicas y las plantas generadoras de energía crean toneladas de contaminación de mercurio el cual entra en nuestros hogares y en nuestros cuerpos a través del pescado contaminado.
Las dos principales causas de contaminación con mercurio son las plantas de cloro y las plantas generadoras de energía a carbón.  Las plantas que reciclan los automóviles son otra gran fuente de contaminación con mercurio, expulsando de 10 a 12 toneladas de mercurio hacia el aire anualmente. Las plantas de energía emiten alrededor de 50 toneladas de humo contaminado con mercurio al año. Las plantas que producen el cloro, usan cantidades masivas de mercurio para extraer el cloro de la sal. El problema es que estas plantas "pierden" decenas de toneladas de mercurio al año, mercurio que probablemente termina en nuestras mesas.

Existen tres tecnologías para la fabricación de cloro: cátodo de mercurio, procesos de diafragma y de membrana; siendo el cátodo de mercurio el proceso más contaminante y el de membrana el que menos. En Aragón hay dos plantas de fabricación de cloro-álcali, en Monzón y Sabiñánigo, justo en los puntos donde se produce la contaminación por mercurio y ambas usan la tecnología del cátodo de mercurio.

Greenpeace ha realizado un estudio y unos análisis sobre los vertidos de las plantas productoras de cloro en España, donde se resalta la contaminación producida en las plantas aragonesas.
Las BREF's europeas o Mejores Técnicas Disponibles (MTD's) nos indican como se podría evitar la contaminación aplicando preferentemente tecnologías de proceso por membrana o en su caso las de diafragma exentas del uso de amianto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada